Marinas de Andalucía




Al timón con… Luis Manzano, secretario general de la Asociación de Clubes Náuticos, Puertos Deportivos y Turísticos de la Región Murcia y director gerente del Puerto Deportivo Tomás Maestre

Nos sentamos a hablar con Luis Manzano, secretario general de la Asociación de Clubes Náuticos, Puertos Deportivos y Turísticos de la Región Murcia, además de director gerente del Puerto Deportivo Tomás Maestre. Este ingeniero técnico industrial tiene claro que, pese a la creencia errónea existente sobre la náutica “es una actividad de ocio al alcance de un amplio sector de la sociedad”. Y afirma, en comparación con marinas de otros países europeos “nuestros puertos no están a un nivel inferior”.



“Nuestros puertos no están a un nivel inferior que los de otros países de la Unión Europea”

Luis Manzano, secretario general de la Asociación de Clubes Náuticos, Puertos Deportivos y Turísticos de la Región Murcia, además de director gerente del Puerto Deportivo Tomás Maestre, lleva desde 1988 ligado a la náutica deportiva profesional. Sin embargo su relación con el mar viene desde su nacimiento. “Nací en Cartagena y he veraneado en las playas ribereñas del Mar menor. Por tanto, siempre tuve estrecha relación con el mar, con familias de pescadores, con las actividades de vela ligera en los Clubes Náuticos y con la Armada durante el servicio militar”. Ya en febrero de 1988 se incorpora a la Gerencia del Puerto Deportivo Tomás Maestre, “en breve haré 27 años” afirma. Dice sentirse orgulloso de su relación con el sector “me siento especialmente orgulloso de mi relación personal y profesional con los representantes del sector de todas las regiones, con los que coincido periódicamente en el seno de la Federación Española de Puertos Deportivos y Turísticos, así como en otros foros profesionales”.

Ingeniero técnico industrial y Máster en Dirección y Administración de Empresas, Manzano hace balance de la evolución del sector náutico de los últimos años, “ha cambiado cualitativa y cuantitativamente; y una conlleva la otra. La náutica de recreo se popularizó a niveles insospechados hace dos décadas. Los puertos de principios de los 90 apenas tenían un 20-30% de la flota actual, y era una actividad sólo al alcance de economías, cuando menos, muy saneadas, incluso las embarcaciones de pequeña eslora. Era una cuestión de concepto, no tanto por el precio de tener un barco, sino por ser una actividad estigmatizada como “elitista”. Ese erróneo concepto ha cambiado totalmente y ha permitido a todas las esferas de la sociedad comprobar que la náutica, a ciertos niveles, es un ocio no más caro que cualquier otro. Cierto es que el precio de adquisición y mantenimiento de una embarcación de media o gran eslora solo está al alcance de determinadas clases económicas, lo que antes era una distinción de categoría social. Este cambio supuso que los puertos fuesen creciendo en capacidad y llenándose de embarcaciones, de una forma moderada, hasta que llegados los primeros años de este milenio y con todos los sectores tirando fuertemente del consumo, encontrar un puesto de atraque disponible en cualquier puerto era una aventura. Recuerdo la presión de las náuticas para disponer de un amarre, al que estaba condicionado, las más de las veces, el buen fin de una operación de venta de una embarcación”. Pero la crisis económica llegó y el sector se resintió “la intensidad de la crisis económica de estos últimos años ha supuesto un cierto retroceso, tanto en la demanda de amarres y, con ello, el nivel de ocupación de los puertos, con la consiguiente caída de las tarifas que, a su vez, ha permitido entrar a otros sectores menos acomodados y quizá no tan castigados por la destrucción de empleo y bajada salarial. Asimismo, debe destacarse que ha habido un denodado esfuerzo por un gran número de usuarios de la náutica en mantener las embarcaciones y no tener que desprenderse de ellas, con la desaparición, de otro lado, de una parte de los usuarios no tan enraizados”, afirma.

Pero vayamos más allá, ¿cómo ve Luis Manzano el futuro de la náutica en España? “Creo que la recuperación de este sector en épocas anteriores era mucho más complicada, por el descrito efecto “pantalla” que suponía una actividad tan erráticamente calificada como elitista. Mi opinión es que el sector no está peor que antes del boom de los años 2002-2005, por lo que no veo motivo para que, arrancando desde ese punto de partida, al menor asomo que haya de recuperación económica que se transmita a la confianza del ciudadano, volveremos a tener un crecimiento, en todo caso, mucho más sostenible. Creo que se ha aprendido la lección, y que, sin caer en la frivolidad de pensar que todas las familias pueden tener un barco, es una actividad de ocio al alcance de un amplio sector de la sociedad, si bien, tabulando correctamente la capacidad económica presente y, sobre todo, futura”. Y no vacila en apostar por la calidad de nuestros puertos “No creo que nuestros puertos estén a un nivel inferior que los de otros países de la Unión Europea. Es sensiblemente inferior el ratio de embarcaciones por habitante; pero mejorar este indicador es tarea lenta y requiere del transcurso de generaciones y, desde luego, de un cambio de modelo de presión fiscal. Puedes grabar escasa o moderadamente a una gran flota de embarcaciones, lo que genera un efecto de llamada y de crecimiento, o bien, puedes grabar en exceso, hasta llegar a penalizar, lo que supone, si no un efecto de salida, cuando menos, un efecto de apantallamiento para el crecimiento. El resultado es contrastable; los países que crecen en su flota apuestan por el primer modelo, y los del segundo modelo no consiguen mejorar demasiado sus ratios, como ocurre en nuestro país. La carga fiscal sobre el sector es básicamente de carácter estatal, con el impuesto sobre matriculación, IVA, Tarifa T0, Tarifa T5, etc. En la Región de Murcia, la administración autonómica en materia de Puertos Deportivos es inusualmente cercana y receptiva, siendo una ventaja en este sentido, el hecho de ser una Región uniprovincial”, asegura.

Hablemos de experiencias, personas y momentos, ¿cuáles han sido los mejores? “Desde luego, los más cómodos para trabajar, los años 2002-2008 porque estaban los puertos llenos de embarcaciones, la actividad económica era boyante, y las tareas de Dirección sin problemas económicos, financieros ni de morosidad, resultan ciertamente más sencillas. Recuerdo como una verdadera “universidad laboral” los años de la crisis de los 90-95; eran mis primeros años y cada día era un nuevo ejercicio de aprendizaje forzoso y forzado. La experiencia ahora te permite tomar más distancia y resolver con menor esfuerzo y mejores resultados. Esta larguísima e intensa crisis en cierto modo ha sido más previsible y ha dado tiempo a estar algo más preparados; los puertos partían de una situación de ocupación sensiblemente mejor que en los años 90 y el tejido socio-económico de los armadores está mucho más diversificado, lo que permitirá una más rápida recuperación”, afirma el director del Puerto Deportivo Tomás Maestre. Manzano está muy orgullo del equipo humano con el que trabaja “ciertamente, en estos cortos 27 años al frente de un magnífico equipo humano que forma la plantilla de nuestro puerto, con más de 1600 puestos de amarre, he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas, y me considero muy afortunado porque este contacto directo con los usuarios, ha sido del todo gratificante y apenas recuerdo a alguien de quien no tenga un recuerdo positivo en su conjunto”. Pero si tiene que afinar en alguna persona que le haya marcado especialmente durante todo este tiempo, asevera “sería interminable citar a personas que me hayan dejado huella, pero no puedo dejar de rememorar la figura de Tomás Maestre Aznar, promotor en los años 60 de La Manga del Mar Menor y, a principio de los 70, del puerto deportivo que lleva su nombre. Hombre emprendedor, de marcada personalidad, y especial afabilidad en el trato con las gentes de la mar, muy especialmente con los pescadores de todas las pequeñas poblaciones al abrigo del Mar Menor, entre los que era especialmente querido, respetado y admirado”.

_____________________________

MUY PERSONAL
_____________________________


1.- Mi primer contacto con el mar fue...
Con mis padres, en un barco de pescadores de unos amigos.

2.- Cambiaría mi actual ocupación por la de...
Por ninguna otra; las personas, el entornos, etc. es un privilegio. No obstante, si no puedo evadir la respuesta, quizás médico, por lo gratificante que debe resultar salvar la vida de un ser humano.

3.- Me gusta desconectar con/en...
cada día con un poco de deporte, un poco de lectura y un poco de música. Me gusta la rutina.

4.- Si tuviera que dar un consejo al sector, cuál sería…
Afortunadamente, creo que todavía prefiero aprender de consejos que darlos. No obstante, para evitar caer de nuevo en crisis derivadas de ir por delante de nuestras posibilidades, recordaría que ‘lo que hay en el mar son peces y, lo que hay en la cesta, pescados’.

5.- Me tomaría con café con…
Los días que trabajo con mis compañeros y los fines de semana con la familia. Justo lo que hago. Como excepcional, nuevamente, lo tomaría con Don Felipe de Borbón, ahora como SM el Rey Felipe VI. Ha sido una persona muy ligada a la Región de Murcia, en general, en su formación, y al Mar Menor en su diversión, como regatista.


Miércoles, 19 de Noviembre 2014
 Lecturas: 409


Nuevo comentario:

MARINAS DE ANDALUCÍA


  • Puerto Deportivo de Estepona
  • Torre de control
  • 29680 Estepona (Málaga)
  • Spain
  •  
  • T: [+34] 952 80 18 00

e-mail